domingo, 5 de mayo de 2013

Discurso de boda para mis tíos


Queridos amigos y amigas, y familia al completo:

Estamos aquí reunidos para celebrar, por fin, la unión entre Olga y Jorge. Supongo que hablo en nombre de toda la familia al decir que este es un momento que llevábamos esperando bastante tiempo. Son ya varios años y experiencias compartidas: viajes, cumpleaños, comuniones, nacimientos y bautizos… pero ¡nos faltaba la boda! 

Veo a mi tío Jorge, “el chiquitín de la casa” (hasta que llegué yo), el tío way que todo sobrino quiere tener, ahora convertido en todo un padrazo (y no por ello menos way), y me sorprende lo mucho que cambian las cosas. No sé muy bien cómo, ni cuándo, ni por qué, pero en un momento determinado, estos dos se conocieron, saltó la chispa… y Olga entró en nuestras vidas para quedarse. Al principio nos desconcertaba su exotismo, su acento extraño, su pelo rubio y las tartas con semillas de amapola y el pavo para cenar en Nochevieja. Pero sin darnos cuenta, todos nos hemos ido adaptando a esta interculturalidad hasta ahora desconocida, y hoy celebramos la entrada oficial de Olga en nuestra familia, lo que no quita que realmente ella forme parte del club desde hace ya mucho tiempo.
  
No vino sola. Se trajo consigo a Antonio, las eternas matrioskas, palabras en ruso impronunciables, y un montón de zapatos del mismo número que el mío. Así entró e inundó la vida de Jorge y la nuestra. Ajenos a las convenciones, y saltándose los pasos básicos de la trayectoria de vida típica, los dos, o mejor dicho los tres, se fueron a vivir juntos… hasta que llegaron Max y Mya y se acabó la paz (...). Pero aún así, en medio del caos y la locura que dan los niños, aquí están los dos, celebrando su amor y compromiso. 

A veces el amor asusta un poco, y da vértigo sólo de pensar en el futuro. Pero aunque la prudencia sea sabia, ¿qué es la vida sin un poco de riesgo? Lleváis juntos ya varios años, pero hoy es oficial, comienza la aventura, no hay vuelta atrás… ¿Estáis preparados? Por supuesto, sólo tenéis que continuar como hasta ahora. No podemos seguir postergando las cosas. Parece que nos gusta pasarnos la vida esperando, convenciéndonos de que todo será mejor mañana cuando encontremos un trabajo, o cuando lleguen las vacaciones, o cuando nos compremos un coche mejor, o cuando nazca el primer hijo, o cuando crezca y se marche de casa… o cuando nos casemos. Pero eso vosotros ya lo tenéis ganado, ya lo tenéis todo, no os falta de nada… Sólo os queda vivir cada día como si fuera el último, rebosantes de amor y de cariño, compartiendo la alegría entre vosotros y con vuestros hijos, y continuando pasito a pasito este matrimonio. 

Aquí estáis, con tres hijos y un pasado, temblorosos y dispuestos a apostar por un futuro aún incierto, pero juntos. Además nos tenéis a nosotros: vuestros padres, hermanos y sobrinos, que estaremos aquí para apoyaros, en la salud y en la enfermedad.

Si alguien tiene algo que decir, que hable ahora o calle para siempre…

Si no, sólo me queda desearos toda la felicidad del mundo y darte la bienvenida tía Olga
Fuente: blogboda.com


1 comentario:

  1. es perfecto para un tia o un tio que combibieron machos años y hoy se casan

    ResponderEliminar